Noticias

INTegrando Saberes: intercambio con Fabián Castellani

05 de agosto de 2020
 

El ciclo de formación que organiza el Instituto Nacional del Teatro y que está a cargo de maestras y maestros de las artes escénicas nacionales, contempla una instancia de preguntas y respuestas en diferido entre quienes dictan las clases y los alumnos y alumnas participantes. A continuación, compartimos el intercambio con Fabián Castellani.

 

 La sexta clase del ciclo de formación INTegrando Saberes, que se publicó el viernes 24 de julio, estuvo a cargo de Fabián Castellani (Mendoza) y se tituló: “Idea, eficacia, belleza. Notas sobre creación y dirección escénica”.

A partir de ese día, quienes vieron la clase publicada en el canal de YouTube del Instituto o accedieron a ella a través de la plataforma de aprendizaje online del Ministerio de Cultura de la Nación Formar Cultura, tuvieron la posibilidad de enviar preguntas dirigidas a Fabián Castellani  a través de las distintas redes sociales del INT. A continuación, compartimos la pregunta hecha por Marike Muñiz (Salta).

Una frase de la clase me quedó haciendo ruido en la cabeza, me pareció un poco criptica, no pude hacerla  mía, es la siguiente: "Las células de atracción que impactan a veces para esconder la mutación interior del espectáculo". Decías que ese es el nivel de eficacia que te provoca, que querés lograr, el que te desafía y qué es muy difícil de alcanzar.  Me gustaría que amplíes un poquito más ese concepto, que creo que tiene que ver con la organicidad en oposición a lo que es maquinal.

FC: Hola Marike, gracias por tu comentario. Tenés razón que suena críptico. Espero poder ampliar el concepto. Me refiero a trabajar en algunos espectáculos como un ilusionista, que distrae la atención mientras algo se va cocinando dentro, y luego aparece sutilmente. Sin el impacto sensorial o intelectual que puede provocar la atracción. Es difícil porque este nivel trabaja generalmente sobre la dramaturgia evocativa, que es la más compleja de manejar (me refiero a las tres dramaturgias que propone Eugenio Barba: dinámica, narrativa y evocativa). Pero es interesante usar de esta forma el montaje de atracciones. En el caso de Eisenstein, su idea era provocar una recepción ideológica acorde a su momento histórico. Pero la técnica es válida para intentar conducir la atención del espectador hacia donde nosotrxs pretendemos. La atracción lo mantiene conectado y alerta y sutilmente se cuela el mundo interno del espectáculo. Como vos bien escribís, es una de las diferencias entre el espectáculo máquina y el espectáculo organismo.

Fabián Castellani elaboró un documento con algunas aclaraciones conceptuales asociadas a su exposición. Para descargarlo, podés hacer click aquí.