RÉQUIEM- Un llanto de pájaros

de Dario Castro


  • Chubut
  • Drama
  •  
  • En escena: Darío Castro, Jairo Bedoya e Ignacio Cantú.
    Dramaturgista: Melisa Stocco
    Música y diseño sonoro: Ignacio Cantú
    Diseño gráfico: Lucas Quintana
    Fotografía: Sayi Serra
    Video: Diego Velazquez
    Dirección: Darío Castro
    Producción artística: El Jardín Teatro Laboratorio
  •  
  • Espacio escénico: Requerimientos espaciales La pieza teatral se ajusta a presentarse en salas teatrales, galerías, museos y espacios no convencionales. Está concebida para interactuar con el espacio arquitectónico disponible al modo de actualizarse según el lugar (montaje site specific). Los requerimientos esenciales son: la oscuridad, por lo que requiere presentarse de noche o en lugares con poca luz; el suelo, que posibilite arrastrar objetos y trabajar descalzos. Dentro de los espacios no convencionales sugerimos: espacios fabriles; casas antiguas: zaguanes; museos cementerios. Referencias 1. Espectadores: se requiere una hilera de 20 sillas aproximadamente, enfrentada a otra de iguales medidas. Entre ellas debe haber como mínimo una distancia de 4/5 metros. Detrás de las hileras pueden formarse filas según las posibilidades espaciales (gradería o silletería). De esto último dependerá la cantidad de espectadores por función. 2. Espacio escénico: la disposición es en “río”, con unas medidas aproximadas de 5 metros de ancho y 9/10 de largo. Preferentemente el suelo que sea de madera o tapete que posibilite trabajar con objetos trasladables y con los actores descalzos. 3. Pared: el espacio debe contar con una pared para poder colgar una jaula en el centro, aproximadamente a 3 metros de altura. 4. Puesto de control de sonido Piano: el músico es parte de la propuesta escénica, no está oculto por lo que requiere de un espacio asignado donde ubica los equipos de sonido y si es posible de gestionar de acuerdo a la sala, se solicita incluir un piano.
  •  
  • Tiempo de montaje: 6 horas
  • Tiempo de desmontaje: 1 hora
 

Síntesis Argumental:

Esta pieza teatral desarrolla un itinerario sensible por los universos íntimos de Violeta Parra y Vaslav Nijinski, dos grandiosas figuras del arte, cuyas vidas y obras estuvieron marcadas por el dolor y la locura. Sin pretensiones de idealización, ni figuraciones románticas de la soledad del genio, Réquiem se instala en las atmósferas y preguntas que llevan al artista tanto a la desesperación como al sereno resplandor de la creación. Dos actores en escena y una sucesión de imágenes, historias y música construyen este homenaje enjugado en el llanto de los pájaros.